viernes, 8 de febrero de 2013

Otros.

Existen personas que se muestran profundas, cerebrales. Reflexionan sobre todo y cualquier cosita les parece digna de ser colocada en un contexto especial dentro de su particular visión del Universo. Divagan sobre el hombre, las cosas y la naturaleza sin llegar nunca a conclusiones. Estas personas, educadas en su propio dolor, suelen tener bruscos cambios de humor, periodos de euforia alternados con depresiones profundas. Y por encima de toda su pretendida circunspección y seriedad, se dedican a pensar en si mismos.

Otras personas, por contra, se dedican a sentir a los demás y regalar lo que poseen sin tanta parafernalia. Y yo prefiero a estas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario