jueves, 21 de febrero de 2013

El regreso.

Soñé con viajes a la estratosfera y visiones de las estrellas. Soñé con juegos de colores, con cesped de color amarillo y con pollitos verdes. Atravesé a toda mecha el espacio celeste con un ciclomotor estropeado y me lancé de cabeza a una piscina de fantanaranja. Después pasé de puntillas y descalzo por un arco iris fluorescente, atravesé cascadas de yogur y nadé entre olas de refresco de cola. Pude dormir la siesta y lo hice bajo un sauce rión y cabalgué un caballo de feria, mientras las sirenas me cantaban desde el cielo.

Cuando me desperté, estaba entre tus brazos. Lo mejor de algunos viajes es el regreso

No hay comentarios:

Publicar un comentario