sábado, 6 de abril de 2013

Saturday morning.

Al volver esta noche a casa he elegido andar un rato por las calles que llevan once años viéndome pasear arriba y abajo. Y os juro a todos, a ti y a ti y ati que....al levantar la vista, lo he encontrado: allí estaba el cielo. Y no estaba vacío.

Estaba lleno de estrellas, y entre las constelaciones, con el brillo de las unas y las otras, con el silencio de la noche de sábado, con el ruido amortiguado de las estrellas, con el fragor de la semana laboral acechando triste y rencorosa tras la esquina, me he descubierto lleno de ilusiones. Como era antes. Hace muchísimo tiempo, casi más del que puedo recordar.

 Y entonces, he mirado de nuevo, y las estrellas se habían reordenado. Hoy empieza el resto de muchas cosas. Y entre todas las luces del cielo, simplemente un mensaje escrito expresamente para ti.

"Debes caer para saber que es levantarse, debes quedarte solo para apreciar la compañía, debes llorar para saber que es reír. Deben dañarte para que otros te sanen, deben quitarte la luz para que te alumbre quien de verdad quiera iluminar tu vida... Porque en el camino encontrarás personas que quieran ayudarte a seguir adelante"

No hay comentarios:

Publicar un comentario