martes, 29 de enero de 2013

Malos tiempos.

Me he dado cuenta de que soy un cobarde.

¿Qué hacer cuando vienen los malos tiempos? Me debato entre la duda, no se si debo luchar por los ideales de los que he hecho gala toda la vida o mejor agachar las orejas e intentar que no se me vea, camuflado en esa enorme masa de inactivos que intentan solucionar las cosas haciendo como que no existen. Hasta que les explotan en la cara.

En los últimos días estoy descubriendo sensaciones que no conocía, que van de la rabia al miedo, del desconcierto a la ira. Y deseo que todos los egoistas ambiciosos de este mundo se mueran y cinco minutos despues pienso que quizá debería morirme yo con ellos, porque soy de su clase.

Y el otro día entre pensamiento y pensamiento negro, vi una película donde el protagonista decía que no tenía que recuperar su dignidad porque aun no la había perdido y no puedo evitar preguntarme cuanto queda hasta que yo me desembarace de la mía.

Si, amigos, me he descubierto como lo que soy: un cobarde bocazas. Me pregunto si me sentiré capaz de volveros a mirar a la cara.

Crecí soñando con ser un héroe y soy como todos los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario